Nada más aterrizar en Chile, mis adorados tíos me habían guardado con todo su amor la ropa que había dejado mi queridísima y gran Abuelita....