We can already start feeling the bursts of fall in this side of the world, and despite the summer was colder than expected, I like the sense of seasons evolving.
Without evolution, everything becomes quite boring and monotonous. Even us, in our personal lives as in our styles, we should be evolving from time to time, giving some space for mistakes, and to also allow us to keep surprising about how fun and wonderful fashion can be. Since I started my blog, my style has been evolving in so many ways while traveling and moving from one point of the world to the other. Two years ago I would’ve never thought on wearing this kind of dresses, and now, after so many things I couldn’t be happier of having it in my wardrobe. I mean, would you say no to the timeless silhouette, the perfect length, the statement puffed sleeves… ? I don’t think so!

Have an amazing weekend! Tons of kisses!

Ya comenzamos a sentir las ráfagas de otoño por este lado del mundo, y a pesar de que el verano fue bastante más fresco de lo que todos queríamos, me encanta la sensación que da la evolución de las estaciones.

Sin evolución, todo se vuelve tan aburrido y monótono. Incluso nosotros mismos, no solo en términos personales si no tambien en cuanto a estilo, creo que deberíamos ir evolucionando de cuando en cuando, darnos el espacio de cometer errores y permitirnos el nunca dejar de sorprendernos con lo entretenida que la moda puede llegar a ser. Desde que empecé mi blog, mi estilo ha ido evolucionando de tantas maneras entre tanta mudanza y viajes desde una punta del mundo hacia la otra. Dos años atrás nunca me hubiese imaginado que podría llevar este tipo de vestidos, y ahora después de tantas cosas no puedo estar más contenta de verlo colgado en mi armario. Es que también, cómo le puedes decir que no a esa silueta, el largo perfecto, las mangas abullonadas…? No lo creo!

Qué tengan un gran fin de semana! Millones de besos!

Wearing: Mango Commited Linen Dress / Zara Kitten Heels and Earrings / Vintage Wicker Bag